Vacunas contra el coronavirus

Tipos de vacunas disponibles

  • Vacunas de ARN mensajero. El gen que codifica la proteína S del virus SARS-CoV-2 se inserta en un fragmento sintético de ARN mensajero y se cubre con una cubierta de lípidos para facilitar el paso a la célula del organismo. Una vez en su interior se transcribe la información que contiene el gen para producir el antígeno S que será reconocido por las células inmunes para producir anticuerpos y otros efectores de la respuesta inmune: Linfocitos B y linfocitos T CD4 y CD8.
  • Vacunas de vectores. El gen que codifica esa proteína se inserta en el genoma de un adenovirus humano o animal El virus se ha modificado genéticamente para que no se pueda replicar. Una vez en el núcleo de la célula del organismo, el ADN del virus se transcribe al ARN mensajero para sintetizar la proteína S. El resto del proceso es similar al del apartado anterior.
    Hay vectores de adenovirus animales como el de chimpancé (vacuna de AstraZeneca) y humanos (Adenovirus 26: Vacuna de Janssen y adenovirus 5 y 26: vacuna Sputnik V).

¿Qué ha pasado con la vacuna de AstraZeneca? ¿Y con la Janssen? ¿Por qué solo hace falta una dosis de Janssen?

La vacuna de AstraZeneca ha pasado por muchas vicisitudes que, en cierto modo, han provocado cierto grado de desconfianza. En primer lugar, hubo un error en la dosificación de la vacuna que obligó a modificar el protocolo del ensayo clínico y a retrasar su comercialización. En el ensayo, el número de personas participantes de 65 o más años no llegaba al 8%, cuando lo correcto es que sobrepasaran el 20%. Este hecho motivó que en varios países europeos no se administrara por encima de los 65 años, hasta que aparecieron datos Estados Unidos que ya incluían un porcentaje importante de personas mayores.

El colofón fue la aparición de fenómenos de trombosis arteriales y venosas con trombocitopénica que se concentraban en personas de menos de sesenta años y su mayoría mujeres. Ese dato fue suficiente para no recomendar su administración por debajo de los sesenta años.
Con la vacuna de Janssen se ha descrito un fenómeno de trombosis similar al de AstraZeneca pero con menor incidencia. La causa de estos fenómenos es multifactorial, pero parece estar asociada al propio vector de adenovirus y su afinidad por la pared vascular.
El motivo de que la vacuna de Janssen permita un esquema de una dosis es debido a que en los ensayos clínicos se comprobó que una dosis producía una respuesta inmune de anticuerpos muy superior a la que se observaba en el suero de convalecientes de la enfermedad Covid-19.

¿Cuáles serán las próximas vacunas de las que dispondremos?

Dispondremos de nuevas vacunas de ARN mensajero de la empresa alemana CureVac, de vacunas proteicas de la compañía norteamericana Novavax, de vacunas adyuvadas de Sanofi y GlaxoSmithKline y quizás de la vacuna rusa de adenovirus Sputnik V.

¿Hay datos de uso de las vacunas en las embarazadas?

Hay registros de vacunación en embarazadas con alto número de participantes. Tras su análisis no se ha comprobado que la vacuna genere problemas en la madre, problemas obstétricos o de otro tipo, ni tampoco en el feto o neonato. Dado que la Covid-19 puede producir enfermedad grave en las mujeres embarazadas, se debe vacunar cuando le corresponda por edad.
También se ha comprobado que los anticuerpos que produce la madre tras recibir la vacuna pasan al feto por la placenta por lo que el bebé podría estar protegido durante los dos o tres primeros meses de vida. Los anticuerpos producidos por la madre también pasan a la leche materna, por lo que el lactante también puede quedar protegido por esa vía.

¿Si hemos pasado la infección nos tenemos que vacunar?

Padecer la enfermedad no siempre implica que se produzcan anticuerpos y, cuando se producen, su concentración puede ser inferior a la generada por la vacunación. Por ello, se aconseja vacunar a los que han padecido la enfermedad: a los mayores de 65 años con dos dosis en cualquier momento tras la convalecencia y a los más jóvenes, con una dosis pasados seis meses desde el diagnóstico de la enfermedad.

¿En qué circunstancias una persona no se debe vacunar o posponer la vacuna?

Como con cualquier otra vacuna, se desaconseja la administración en episodios agudos de enfermedad, pero sí se puede recibir la vacuna una vez superado ese periodo.

Combinación de vacunas

Las pautas mixtas o heterólogas (primera dosis de una composición y la segunda de otra) es una práctica cotidiana común. Se utiliza en España en la vacunación antineumocócica y en la antimeningocócica. En países de baja renta se administra una dosis de vacuna inactivada frente a la polio y posteriormente una vacuna de virus vivos atenuados.

Respecto a las vacunas Covid-19, la propia vacuna rusa Sputnik V consta de una primera dosis de un vector de adenovirus 26 y una segunda de un vector de adenovirus 5. Los últimos estudios procedentes de Alemania, Reino Unido y España ponen de manifiesto que las reacciones adversas tras la pauta AstraZeneca-ARN mensajero son similares a las de la pauta AstraZeneca-AstraZeneca. La respuesta de anticuerpos es superior en esa pauta mixta (AstraZeneca-ARN mensajero) respecto de la pauta homóloga (ARN mensajero-ARN mensajero) y podría jugar un importante papel en la neutralización de las variantes. Adicionalmente, podría contribuir a paliar los desabastecimientos de vacunas, si los hubiese.

Más información sobre las vacunas en los siguientes vídeos junto a José Antonio Navarro, Pediatra y Consultor Honorario de Vacunas del Ministerio de Sanidad:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Podría
interesarte

Ir arriba